miércoles, 2 de diciembre de 2020

Meditaciones 2/12/2020

 

" El débil jamás puede perdonar,

la opción más fácil es la que tiene que ver con la ira y la venganza"

 

Gandhi

 

Hoy es un día triste al cumplirse la marcha de una buena persona hace tres años. Una persona que tres años después de su ausencia aún nos sigue enseñando cosas. En estos tres últimos años cosas han pasado muchas cosas, muchas lecciones por aprender, pero poco a poco, voy aprendiéndolas y la Vida me va situando en un lugar que muchas veces es contrario a mis creencias y pensamientos. Pero en esta lucha entre lo que yo creo y donde realmente estoy percibo que se halla la respuesta. Siento que es cuestión de valor escuchar la respuesta. Con el tiempo, paciencia y rebelarme ante mí mismo, he ido observando como muchas caretas se iban cayendo, y el verdadero rostro de mucha gente asoma, ajeno a mi desconcierto. Mantengo las distancias, mantengo la prudencia, ante personas y situaciones que no me gustan. Abrazo los escasos y pequeños momentos donde soy aceptado, donde nadie me recrimina, donde no soy una decepción ante unos ojos inquisitorios que están más allá del perdón y del olvido. 

A veces siento la tentación de Ser aquello que tanto me critican, de hacer las cosas sobre las que me juzgan, pero tras 10 respiraciones me doy cuenta de que no soy así. Nunca lo he sido, y nunca lo seré. Desde mi adolescencia he sentido una inclinación por buscar mi espiritualidad. Nunca he sabido relacionarme bien con el mundo material, siempre percibí que me faltaba algo. A través de la práctica de las Artes Marciales, de leer e intentar entender su filosofía, de estudiar, de seguir formándome encuentro o atisbo a sentir esa sensación de estar haciendo lo correcto. Muy a mi pesar suele ser percibido erróneamente por los demás, y en Silencio, escucho los veredictos que lanzan sobre mi forma de Ser y mis acciones. Entrar en una guerra de reproches me entristece, y a esta edad, ya he malgastado demasiado tiempo y energía en discusiones. Aspiro a vivir en Paz, a poder ayudar a mis semejantes en lo que pueda, a poder dejar un trocito de Mundo mejor que el que me encontré. Mi Camino es a través del entrenamiento y cada uno ha de buscar el suyo. No quiero hacer daño, no quiero violentar a los demás con mis acciones. El tiempo se va y no vuelve, y lo que queda es cada vez menos. Aspiro a que ese poco tenga algún tipo de valor y pueda servir de ayuda  para alguien.




lunes, 30 de noviembre de 2020

Meditaciones 30/11/2020

 


" Hasta que no te hagas consciente de lo

que llevas en tu inconsciente,

éste último dirigirá tu vida y tú le 

llamarás....Destino"

Carl Jung

Días después de haber terminado el curso de formación, algunas de las cosas vistas y en proceso de aprendizaje siguen resonando en mi interior. La primera conclusión a la que he llegado estos días es el hecho de proseguir mi Camino, apartarme de las maldades de los demás y las propias, huir de la crítica hacia otros, dejar atrás el chismorreo, y enfocarme en mi aprendizaje. Las cosas suceden queramos o no, mantener el foco en situaciones, personas que están más allá de nuestra capacidad de control me parece cada vez más absurdo. Siempre encontrarás justificación para cualquier infortunio que la Vida o nuestras acciones nos traigan. Es sumamente agobiante y cansado, y lo peor de todo, hace que nuestra propia Luz se oscurezca, que nuestra Naturaleza original se deforme y acabemos convertido en nuestro más temido y odiado Reverso Tenebroso. Dudo mucho que el dinero, los placeres obtenidos sirvan como moneda de cambio por traicionarnos a nosotros mismos.


Persiguiendo un éxito material acabamos perdidos. En una competición destinada a la victoria de unos pocos sobre una gigantesca multitud, correteamos por el laberinto de la Vida y nos aglutinamos luchando por una recompensa externa insuficiente para todos. Y en nuestra loca carrera dejamos de escucharnos, dejamos de mirar en nuestro interior, y sólo al final de la carrera o ante un suceso traumático, dejamos de correr y volvemos a percibir aquello que no es dado desde nuestro nacimiento: nuestra propia Naturaleza, esa que no está manchada por nada ni por nadie. 



Hoy mientras almorzaba estaba leyendo un libro de Brazilian Jiu Jitsu o BJJ como les gusta llamarlo. He terminado el almuerzo leyendo los 12 preceptos que el Maestro Carlos Gracie dejó para la práctica del BJJ, y ninguno tenía que ver con someter a tu rival, maltratarlo, engañarle ni cosas que en nuestra sociedad del Postureo campan a sus anchas. Más bien tienen que ver con esforzarte, ser humilde, tratar bien a los demás y perseguir tus Sueños...¡ y luego dicen que las Artes Marciales son para gente violenta! Grandes enseñanzas que a medida que pasan los días las siento más ciertas. Estoy cansado de la gente que miente, de la gente que posturea, de la gente que se dedica a hacer la Vida de los demás más difícil. Cansado de los mentirosos, los resentidos, los manipuladores, los "listos", la gente guay....la Vida es mucho más Grande y Bella que toda esa mezquindad. En mi interior hay Luz, como en cada uno de Nosotros. Yo vuelvo a sentirla, a escucharla....¿ y tú?



martes, 24 de noviembre de 2020

Meditaciones 24/11/2020

 

" Nunca acabamos de aprender. Cuando creemos que 

hemos aprendido todo, quiere decir que no hemos aprendido

nada"

Rev. Sensei Kensho Furuya

Días un poco más ajetreados que de costumbre, con un nuevo curso de formación que sin saber nada antes de empezarlo, está resultando harto interesante.  Si algo  me está quedando claro, es que lejos de comprobar que era una rara avis, y que todo aquello sobre lo que leo y escucho acerca de formación, entrenamiento, emprendimiento, gestión de personal ...es lo que suele ser considerado como un buen funcionamiento, en detrimiento de las otras gestiones con las que convivo a diario. Pero como siempre, sigo sintiéndome como un aprendiz, lo cual me reconforta, al poder conocer a personas que dedican su vida a la formación y no a medrar, a pedir favores para que luego cuando sus planes o expectativas no se cumplen, te apuñalen por la espalda vilmente y sin ningún tipo de remordimiento. Hasta en el Infierno asoma la Luz de la Esperanza. Si tienes un buen corazón podrás verla, si tú corazón se ha convertido en algo mezquino, ni teniéndola delante la verás. 


Se suele decir que el Dojo es el lugar del esclarecimiento, el lugar donde la careta que llevamos se cae y surge el verdadero Yo. Creo que el Dojo por sí mismo no consigue ese efecto. Tenemos que añadir una práctica sincera, una práctica que contínuamente esté cuestionando nuestro nivel de aprendizaje, una práctica que rompa con las ilusiones creadas por el Yo y nos ponga en nuestro sitio. Algunos aceptamos todo esto de buena gana, sabiendo que nuestro progreso reside en ese tránsito. Otros en cambio, empiezan a buscar excusas en el tipo de entrenamiento, en los compañeros, en el clima de trabajo y por último en el Sensei, olvidando que éste les recibió con los brazos abiertos y dedicó una parte de su mayor bien, su Tiempo, para enseñarnos a caminar por la Vía. Estas traiciones son las que más duelen, pero también forman parte del Camino. Es en estos momentos donde debemos hacer uso de todo lo aprendido y saber transitar este período fieles a los principios y enseñanzas que hemos aprendido. No veo mejor forma de honrar a nuestro Sensei que poniendo en práctica sus enseñanzas, que para nada tienen que ver con liarse a guantazos para solucionar los problemas. 


Todos tenemos nuestros Sueños, nuestros objetivos, nuestros problemas. Debemos aprender a conseguirlos y a solucionarlos, sin que ello implique perjudicar al resto. Saber alcanzar lo que nos proponemos respetando y agradeciendo la ayuda de los demás, creo que se asemeja más a aquello que intentó enseñar O- Sensei.



jueves, 19 de noviembre de 2020

Meditaciones 19/11/2020

 


" No son las cosas que nos pasan las que nos hace sufrir,
sino lo que nosotros nos decimos sobre esas cosas"

Epicteto

Día de tormenta interior donde viejos fantasmas pugnan por volver salir a la Luz. Sin embargo habiendo caído en su trampa en incontables ocasiones en el pasado, me obligo a mantener una actitud de calma, aunque sea una calma tensa. Cada vez que me han pasado a lo largo del día situaciones donde la Ira pugnaba por expresarse y con ello luego que apareciera su otra hermana, la Tristeza, he optado por mantener la calma, por recordarme Memento Mori, por tener claro que si hoy iba  a ser mi último día, podría morir en Paz. No siempre hago las cosas bien, cometo más errores que aciertos, y ante la presión y demandas que me exigen una respuesta emocional me quedo bloqueado, sin saber como vocalizar mis emociones y pensamientos, por eso escribo, parece que a través de la escritura puedo reflejar mejor mi estado interior, amén de ser rechazado, criticado, malentendido por los demás. Sin embargo intento reflejar mi estado con acciones que no indiquen el uso de las palabras, y las acciones que realizo junto a mis seres queridos las hago de corazón, no por postureo, ni por buscar su aprobación, las hago como las siento, y no quiero nada a cambio. Actúo sin esperar nada, no lo necesito. El hecho de ver sus necesidades cubiertas ya es suficiente recompensa para mí, aunque para ello tenga que estar trabajando de Lunes a Domingo, hacer de taxista para llevarlos a los sitios o cualquier otra urgencia que se tercie. Su bienestar es mi mejor regalo. Nunca he pretendido nada más. He vivido una buena vida, y más larga de la que hace veinte años pensaba que sería. El viaje ha estado bien, muy bien, y si hoy se acaba mi pequeña historia....¡ pues ha estado cojonuda !


Todas las mañanas son un puto regalo, y después de pasar por un Infierno personal hace 17 años es algo que, aunque mi mente lo sabía, mi cuerpo y mi espíritu lo han ido aprendiendo poco a poco. Cuando echo la vista atrás a aquellos días recuerdo que para bien o para mal nadie me echó un cable. Aquellos tan allegados se mantuvieron a distancia, y mis padres de manera inconsciente consiguieron mantener una parte de mí a flote. El resto fue esa Gran Casualidad, ese gran regalo, que vino en forma de conocer a una chica llamada Mónica. Sin tampoco saberlo fue tirando de mí día a día, y así, poco a poco, y sin que ella tampoco supiera nada de la tormenta que habitaba en mi Interior me fue rescatando, regalándome una parte hermosa de este Viaje que lleva ya 17 años. El Cielo en la Tierra existe, yo puedo asegurarlo, pero en el Cielo como en la Tierra, también hay tormentas. No hay que temerlas son parte de este gran regalo que tenemos...algo sencillo e incomparable...la Vida.



martes, 17 de noviembre de 2020

Meditaciones 17/11/2020

 


"Los artistas usan mentiras para decir la verdad, mientras que los políticos las usan para ocultar la verdad."

V

Día ajetreado, repleto de sorpresas desagradables pronosticadas desde el día anterior. Una avería en la caldera ha resultado ser más cara de lo que parecía en principio. Además de nuevo me veo obligado a tratar con aspectos de esta época de postureo a los que sigo sin encontrarles ningún sentido. Para rematar la faena me veo obligado a intentar solucionar algo que es totalmente contrario a lo que he aprendido durante mi vida. Mis abuelos, mis padres, mi Sensei siempre me inculcaron la idea del esfuerzo, de trabajar para conseguir aquello que quieres. Sin embargo parece que hoy en día este valor es como nadar a contracorriente, y su lugar es ocupado por la picaresca, la queja, el victimismo que esconden justamente la causa principal....¡ no querer esforzarse! ¡ vivir del cuento, de la sopa boba! Aún así continuo mi Camino, soportando de la mejor manera posible estos embistes, y de paso, intentando conservar el sentido del humor.


Como Katar Hol en la Isla de la Soledad, los días van pasando, y poco a poco, me voy liberando de las malas costumbres que me hicieron perderme en el Camino. La ira. la tristeza han dejado paso a una tranquilidad frente a la Incertidumbre del mañana, mientras el resto del Mundo que conozco mantiene un ritmo y unos valores diferentes a los que busco. No me quejo, elegí esta Vía, este Camino de descubrimiento que va más allá de las apariencias que nos venden hoy en día. Mejor Ser que parecer, mejor aprender que intentar aparentar que uno sabe mucho de algo, mejor ser aprendiz que supuesto experto en algo.




lunes, 16 de noviembre de 2020

Meditaciones 16/11/2020

 

 
" Hicimos para lo que fuimos entrenados, lo
que fuimos criados para hacer,
y para lo que nacimos"
 
Dillios
 
Hoy he podido levantarme a la hora que ha sonado la alarma, a pesar de un ligero dolor de cabeza. Después del entrenamiento de todas las mañanas, he comenzado con el otro entrenamiento, el de la ducha fría, aunque en cierta manera obligado al estar estropeada la caldera. Agradable como primera sensación no ha sido, más bien ha sido como si me golpearan todo el cuerpo al mismo tiempo y en todos los sitios. Como era temprano tampoco podía gritar ni hacer mucho ruido. He respirado lo más fuerte y profundo que he podido. Al salir me he sentido aliviado y más lleno de energía, tal vez debido a no tener que estar bajo el chorro de agua fría. Me he secado, cambiado y me he marchado a trabajar. La mañana ha transcurrido con normalidad pero me he sentido un poco más despierto, más atento. Ajeno a las maldades propias del día he ido haciendo mi faena, y al llegar a casa otra ducha. Esta vez he intentado cantar Xiao huai piao piao, pero no he llegado ni a pronunciar el piao. Eso sí, la comida de después me ha sabido a gloria. Mañana en teoría arreglan la caldera, pero al haber empezado el entrenamiento de la ducha fría y motivado por los podcast de EmotionMe sobre entrenamiento estoico, me alientan a seguir con ellas, con la curiosidad de a ver qué consigo con ellas.
 

 
Hace poco más de un año que descubrí que mis creencias hacia el entrenamiento de fuerza eran falsas. Más allá de verlas tan sólo como eso, empecé a entender el otro propósito del entrenamiento. No sólo se trata de que el cuerpo se haga fuerte. Al someterlo a presión, al estresarlo, al incomodarlo, también vamos haciendo nuestra mente y nuestro espíritu más fuertes. Hace años leí un texto del Sensei Furuya donde un alumno suyo decía que el entrenamiento en Aikido no era muy fuerte. El Sensei al oír esto empezó a corregirle exhaustivamente hasta que el alumno se quejó que le estaba presionando mucho. El Sensei le dijo que él se había quejado que el entrenamiento no era muy duro, y ahora era incapaz de soportar las correcciones que el Sensei le estaba dando. No hay que ser sólo fuertes físicamente, también debemos serlo mental y espiritualmente. Ese es el objetivo que persigo con el entrenamiento, y que pueda  servir de ejemplo para alguien. Desafortunadamente en la Vida hay personas malvadas, muchas de ellas llevan trajes caros y usan buenos modales, pero con el único propósito de aprovecharse de otros. Nuestras mejores armas son nuestro cuerpo, mente y espíritus, fuertes, usados en la misma dirección y en el mismo momento.




viernes, 13 de noviembre de 2020

Meditaciones 13/11/2020

 


" Una persona dará lo mejor de sí misma ante

la presión que supone el desafío,

pero no bajo ninguna forma de intimidación"

Dr. Mario Alonso Puig

 

Hace 45 minutos que he llegado a casa. Al igual que ayer me ha costado un poco levantarme, pero menos, y no he tenido que acortar nada del entrenamiento. En el trabajo repitiendo patrones de conducta, pero también intentando explicar que es necesario valorar el trabajo de los demás. Como siempre ha caído en saco roto y la conversación se ha zanjado con un " Ya lo sé. Pero ya sabes que si dice que no, luego le pondrán un número y le negarán cualquier petición". Después de eso he ido a hablar con la persona afectada que al final ha terminado accediendo a las demandas solicitadas, pero con una sensación agria de hacer las cosas para evitarse problemas. Conforme pasan los años más en desacuerdo estoy con estas actitudes, y más creo que es importante respetar el trabajo que realizan las personas. No puede ser que la meritocracia sea sustituída por la dedocracia. Cada uno somos valiosos, pero no puedes hacer diferencias entre el compromiso y las actitudes que en nada favorecen el buen funcionamiento del grupo. A los amantes de la dedocracia hay que enseñarles que su Camino no es el correcto, amén del daño que se hacen a sí mismos cuando se valoran como menos capaces que los demás y tienen que recurrir al peloteo, al chivateo, a la compra de favores para poder progresar. No creo que nadie quiera eso para sus hijos. Deberíamos ayudar a que la grandeza de cada uno pudiera brillar. Seguramente el Mundo sería un lugar más agradable y justo. 


La Vida sigue avanzando y las actitudes dictatoriales heredadas del pasado cada vez chocan más con las personas de hoy. Los viejos modelos mantenidos bajo la intimidación no funcionaron antes ni lo harán ahora. Irremediablemente siempre existirán, pero creo que debemos luchar contra esos modelos. Llenar la vida de los demás de amargura, desencanto, apatía no sé en que benefician a aquellos que sólo buscan recompensas materiales. ¿ De verdad compensa ser el Rey de la Miseria? ¿ No sería mejor que todos fuéramos reyes de nuestras vidas? 


Un sistema que no valora a las personas que le dan Vida, es un sistema condenado al fracaso. Todos merecemos vivir bien, pero hay que trabajar para ello, pero sin que ello suponga aplastar a los demás. Nacemos con un cheque en blanco que es el Tiempo, Nuestro Tiempo, y tiene una caducidad. Este es realmente nuestro mayor bien. Pienso que deberíamos hacer no sólo que nuestro tiempo sea significativo, sino también el de los demás. Al fin y al cabo todos formamos parte de la misma familia, esa que parece que hemos olvidado su nombre, un nombre hermoso....Humanidad.